Variables en la adquisición prosódica de L2

von: María Buendía Cambronero

GRIN Verlag , 2015

ISBN: 9783656947752 , 82 Seiten

Format: PDF, ePUB, OL

Kopierschutz: frei

Windows PC,Mac OSX geeignet für alle DRM-fähigen eReader Apple iPad, Android Tablet PC's Apple iPod touch, iPhone und Android Smartphones Online-Lesen für: Windows PC,Mac OSX,Linux

Preis: 31,99 EUR

Mehr zum Inhalt

Variables en la adquisición prosódica de L2


 

Capítulo I. Los elementos prosódicos. Consideración interdisciplinar


 

En el presente capítulo abordamos la definición del término prosodia y la valoración de los rasgos que pertenecen al conjunto prosódico. Estrechamente vinculados con esta definición encontramos los distintos modelos de análisis tonal que han sido propuestos hasta ahora, de los cuales hemos seleccionado aquellos que están siendo más influyentes en el campo fónico y en el de adquisición prosódica de L2. Finalmente, revisamos las cuestiones sobre la significación y funciones de la prosodia que consideramos más relevantes en el campo de la percepción y adquisición fonológicas de segundas lenguas.

 

El objetivo fundamental de este primer capítulo es delinear los aspectos de la temática prosódica que, desde la perspectiva fónica, presentan una mayor fuerza de contribución al ámbito psicolingüístico de la percepción y adquisición lingüísticas. Como veremos, no solo en este primer capítulo sino a lo largo del trabajo, en esta intersección fundamentalmente fónico-psicolingüística, varias otras disciplinas, como la neurolingüística, la pragmática y la lingüística computacional, cruzan también sus intereses y aportaciones sobre el fenómeno prosódico.

 

1.1. La prosodia y sus rasgos.


 

La consideración sobre cuáles son los elementos prosódicos que determinan la percepción de los sonidos del habla y, especialmente, el papel que cumplen en la descodificación de significado no es una cuestión exenta de diversidad de posturas.

 

El término prosodia sugiere la existencia de varios elementos suprasegmentales, denominados así por afectar a más de un segmento y ser dependientes del comportamiento lingüístico a nivel segmental. Como elementos suprasegmentales suelen considerarse los siguientes rasgos psicoacústicos: acento, ritmo, intensidad, duración y curva melódica.

 

En general, el concepto de prosodia aparece asociado a las variaciones de la frecuencia fundamental (F0), que puede ser afectada por aspectos como el acento, el ritmo, la duración, la intensidad y la melodía. Para algunos autores, este conjunto de aspectos que determinan la variación de la F0 constituye la denominada entonación (Danes 1967; Crystal 1969). Desde otros puntos de vista, sin embargo, la entonación es solo un aspecto de la prosodia que actúa junto con otros elementos suprasegmentales (Navarro 1918; Pierrehumbert 1980).

 

La definición de los elementos que componen la prosodia parece responder, fundamentalmente, al enfoque disciplinar del que formen parte como objeto de estudio. Así, por ejemplo, Adell et al. (2005), desde la lingüística computacional, entienden que los parámetros acústicos de la prosodia están conformados por la frecuencia fundamental, la intensidad y la duración. La frecuencia fundamental para estos autores se corresponde con la entonación y el acento, mientras que la duración se identifica con el ritmo. La clasificación inicial de Adell et al. sobre los rasgos prosódicos a nivel acústico se correspondería con la ofrecida por Cutler y Ladd (1983: 1) en la que prosodia se define como “those phenomena that involve the acoustic parameters of pitch, duration and intensity”.

 

Por otra parte, en estudios psicolingüísticos y neurocognitivos, es frecuente encontrar una aproximación holística al fenómeno prosódico, en la que este no aparece diseccionado en distintos elementos suprasegmentales. Esto ocurre, por ejemplo, en la línea de investigación psicológica desarrollada a partir de la teoría de bootstrapping (Höhle 2009) y el papel de las fronteras prosódicas en el procesamiento lingüístico (Marcus & Hindle 1990).

 

Otra distinción destacable en relación con los rasgos prosódicos es aquella que los separa de los rasgos paralingüísticos. Crystal (1981) entiende como rasgos paralingüísticos aquellos efectos derivados de las posibilidades articulatorias del tracto vocal, los cuales, aunque pueden ofrecer información sobre la actitud o las emociones del hablante, no transmiten información de manera intencional.

 

La distinción entre rasgos prosódicos que son transmisores de significado y aquellos que no lo transmiten es una cuestión esencial en los modelos de análisis tonal preocupados por la representación fonológica de la entonación. Por otra parte, en el ámbito de la investigación psicolingüística sobre percepción prosódica se observa la tendencia a mantener una visión global sobre el fenómeno prosódico, en el que pueden estar incluidos tanto los rasgos transmisores de significado lingüístico como los que conllevan información sobre otro tipo de comportamientos. En este sentido, son destacables los estudios psicolingüísticos sobre prosodia afectiva (Cutler et al. 1997; Nygaard & Queen 2008).

 

Por otra parte, la diferenciación entre rasgos prosódicos y rasgos paralingüísticos sí ha llamado la atención de otras disciplinas lingüísticas, como la Pragmática, para la que no todos los tipos de signos transmisores de información constituyen un acto comunicativo. Para Grice, los efectos de una información transmitida accidental, encubierta o abiertamente hacen variar el significado de lo expresado.  Grice (1969) considera que existe una diferencia entre los efectos prosódicos accidentales y los que son intencionados, y que incluso estos últimos varían su naturaleza dependiendo del tipo de intención (abierta o encubierta).

 

En estrecha relación con consideraciones pragmáticas de la prosodia, se habla de prosodia audiovisual, incluyendo en el fenómeno prosódico elementos extralingüísticos de tipo gestual, que pueden combinarse con otros rasgos suprasegmentales de carácter fónico para generar y transmitir significado (Barkhuysen et al. 2004). Esta combinación de rasgos obtiene especial relevancia en el contexto de la interacción conversacional (gestión de los turnos de habla, reforzamiento de los procesos de comprensión del significado, etc.) y se estudia principalmente desde una perspectiva funcional. El paralelismo creado entre el lenguaje gestual y los rasgos suprasegmentales fónicos puede comprenderse desde una perspectiva pragmática que considera que ambos tipos de rasgos muestran una funcionalidad común, al servir ambos para guiar y apoyar los procesos inferenciales en los actos comunicativos. Igualmente, ambas tipologías de rasgos, fónicas y gestuales, pueden conllevar transmisión de información intencional y no intencional (Wilson & Wharton 2006). 

 

En este trabajo utilizamos el término prosodia en un sentido amplio a nivel fónico, evitando la restricción del término entonación y abriendo el fenómeno de la sensibilidad perceptiva en el proceso de adquisición de segundas lenguas (L2) a aquellos elementos suprasegmentales de carácter fónico que puedan adquirir relevancia comunicativa en un determinado contexto.

 

Asimismo, consideramos que la conexión pragmática entre prosodia y comunicación puede desempeñar un papel esencial en la aproximación psicolingüística al proceso de adquisición fonológica de L2, puesto que para el aprendiente de una segunda lengua puede constituir un valor esencial el identificar el carácter informativo de un signo prosódico determinado y su valor comunicativo, además del lugar que cada signo ocupa en el conjunto del código fonológico y su asociación con el nivel léxico-sintáctico.

 

Por otro lado, hemos elegido restringir nuestro estudio sobre el fenómeno de percepción y adquisición prosódicas a los procesos auditivos y sus manifestaciones fónicas, ya que, aunque la funcionalidad comunicativa de los rasgos gestuales y fónicos puede ser análoga y parece existir un sistema neuronal común para la asociación de significados con símbolos, ya sean estos de naturaleza visual o auditiva (Jiang et al. 2009), no ha sido demostrado aún que el nivel de interdependencia entre la prosodia fónica y otros componentes del lenguaje coincida exactamente con el existente entre la prosodia gestual y otros niveles de procesamiento lingüístico.

 

1.2. Modelos de análisis tonal. Principales enfoques.


 

Desde la perspectiva fónica, la mayor preocupación existente con respecto al fenómeno prosódico es el problema de su representación. Distintos modelos de descripción tonal se han propuesto, especialmente en las tres últimas décadas, acompañados en ciertos casos por modelos de transcripción. El rasgo prosódico que ha recibido la mayor atención en estos modelos ha sido la entonación, principalmente en lo que se refiere a los movimientos de la curva melódica y las pausas prosódicas.

 

El estudio sobre el comportamiento de la prosodia no puede desligarse del nivel segmental y aparece asociado a su papel funcional en el nivel semántico de la estructura lingüística. Por este motivo, ya desde su surgimiento a principios del siglo XX, los primeros modelos de entonación (el análisis por configuraciones de la escuela británica y el análisis por niveles de la escuela...